Más o menos bien

Xavi Hernández, a mí no me engañas

Es noticia
Xavi Hernández (Foto: Cordon Press)
Xavi Hernández (Foto: Cordon Press)

De todos los temas que podría haber sacado Xavi Hernández la noche aquella que encajó cinco goles del Villarreal, eligió justo uno en el que me considero experto. Cuando Xavi dijo que a final de temporada dejaría de ser entrenador del Barcelona, pero que hasta entonces lo dejaran en paz y no lo agobiaran, me recordó mi táctica. Yo solía utilizar esa maniobra en cada curso de la universidad, con resultados satisfactorios. Mediado el curso anunciaba en casa que en junio empezaría otra carrera, que la mía no me gustaba.

Un año comuniqué que estudiaría Magisterio, otro Filología Hispánica y el último que iba a intentar lo de ser entrenador de fútbol en serio, ya a la desesperada. Eso sí, hasta que llegase junio seguiría con lo mío a ver si algo cambiaba.

Por supuesto, a final de curso no cambiaba nada. Aprobaba algunos créditos de mierda y me matriculaba en los siguientes, pero ya había vivido sin presión y sin que mis padres me echaran de casa hasta el final del segundo semestre, que era lo que importaba.

Había seguido saliendo cada jueves con una constancia sobrenatural, jugando al Football Manager demasiadas horas y viendo partidos de la NBA cada madrugada. Por eso, cuando observé la astuta jugada de Xavi me atreví a decir en público, y en un podcast, que no me fiaba. Que conocía ese truco de supervivencia. Que le daba el beneficio de la duda, pero que no apostaría un euro a que cumpliera su palabra al final de temporada.

Xavi estaba ganando tiempo igual que yo ganaba metros a la vida adulta, que me seguía a distancia. De todos los temas del mundo, la noche aquella que encajó cinco goles y para evitar que su despido fuera una posibilidad natural, Xavi optó por el de mi tesis: las excusas para huir hacia adelante. A diferencia de la vida, en el fútbol esta puede ser una elección muy válida.

Volviendo a lo que importa (yo), con esto del sí pero no de Xavi se ha acentuado en mí una tara que llevo asociada. Llevo toda la semana cruzando argumentos mentales en discusiones imaginarias que mantengo contra mí mismo. Estoy tan tranquilo, afeitándome, conduciendo, preparando comida, esperando a mi hija en la puerta del conservatorio o a punto de entrar en la ducha, y una luz ilumina mi tormento. Ernesto Valverde, me digo, Ernesto Valverde es mejor que Xavi porque en el Barça ganó mucho más y en Champions llegó más lejos.

Sin tiempo para encajar, yo mismo me contesto: pero Valverde tenía a Messi, me digo y me comento. Entonces sin darme cuenta alcanzo el punto de no retorno y ya sigo sin freno, porque Messi sin Valverde se fue al PSG y en el PSG se la pegó incluso antes en la Champions. Y antes y después de que estuviera Messi, el PSG sí llegó y ha llegado a semifinales. Pero Messi con Argentina ganó la final del Mundial a Mbappé.

Pero bueno, que ganara Messi le convenía a Catar, y los penaltis no sé qué. Pero claro, en Francia estaba Mbappé que también era del PSG y de Catar. Pero entonces Luis Enrique es mejor que Valverde porque ganó la Champions con Messi en el Barcelona y eliminó a Xavi con el PSG y ahora igual gana otra Champions con el PSG y sin Messi, pero con Mbappé.

Pero Mbappé sin Luis Enrique ya llegó a una final, y ya ganó también una del Mundial, siendo un chaval. Pero ganar un Mundial tampoco quiere decir nada, porque Pogba marcó un golazo espectacular en la final del Mundial y Rodrigo de Paul tiene un Mundial.

Pero si el Mundial no quiere decir nada, qué sentido tiene lo demás, si en teoría lo máximo es un Mundial, para qué soñar con mi hijo ganando un Mundial, si lo gana le diré bah, no me impresiona, Rodrigo de Paul, Matuidi y Kramer también fueron campeones y jugaron titulares la final del Mundial, hijo, espabila, no me impresionas. Y Cucciuffo. Y Kléberson. Y…

Y al final llego a la cama y me pongo a consultar alineaciones sobre la almohada. E intento dormir y no es fácil, con las discusiones imaginarias. Y me digo, Xavi, te veo venir, a mí no me engañas. Es un tara que llevo asociada.

Un comentario

  1. Albertutxo

    Christian Karembeu ha ganado Mundial y UCL jugando de titular en las dos finales. Chúpate esa, Messi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*