Futbol Prensa

Un Barça-Madrid cada día, incluso durante el Mundial

Sebastián Abreu, «el Loco», el que falló el gol que no se podía fallar y por obra y gracia de Canal+ se convirtió en meme mucho antes de los memes, jugó en 32 equipos durante sus 27 años de carrera. La precisión del dato no está garantizada, no sólo porque está extraído de una popular enciclopedia colaborativa sino porque en el listado de clubes aparecen algunos cuya existencia es aún menos fiable. ¿Deportes Puerto Montt? ¿En serio?

Abreu cambió tanto —y, aún más importante, tan rápido— de colores que, si su incipiente carrera como entrenador no acaba de despegar, bien podría hacerse un hueco en nuestra querida prensa deportiva. La industria de la comunicación, dinámica como pocas, se halla en cambio constante y la conocida fórmula del periodismo de camiseta ha evolucionado hacia el plural: camisetas. Ya no basta con llevar una sola. La supervivencia empresarial exige un Barça-Madrid diario. Con dos o tres al año no haces nada.

Durante las tres ediciones de la Champions League que el Real Madrid ganó de forma consecutiva, Lluís Mascaró amplió su colección de camisetas. El ahora director de Sport se empeñó en ir mostrando su apoyo a todos los rivales que salían al paso del eterno rival y ahora su ropero es la envidia de cualquier panenkita. Un gafe nivel Tomás Roncero, pero en azulgrana y lejos del mainstream. «Éramos del Manchester City. Pero nos falló. Éramos del Bayern de Pep. Pero también nos falló. Ahora no nos queda otro remedio que apoyar al Atlético en la final de la Champions», escribió resignado; «aunque no seamos cholistas lo seremos solo por un día. Es la única esperanza que tenemos para evitar la undécima del Real Madrid. Es el triste consuelo de los culés en una temporada que será buena, mala o regular en función de lo que hagan los blancos».

El FC Barcelona tenía que jugar aquellas Champions, aunque hubiera caído eliminado. Y el Mundial de Catar 2022, por supuesto, también tenían que jugarlo el Barça y el Real Madrid. Por lo visto, el interés de la Copa del Mundo es limitado o, en todo caso, menor que si le inyectas una dosis de rivalidad doméstica. La Selección española, con Luis Enrique al frente y el Barça como columna vertebral, fue el primer escenario sobre el que prolongar esta trinchera infinita. La temprana eliminación de España, en octavos de final, obligó a buscar alternativas, pero para eso está el fondo de armario, la riqueza textil: camiseta ajedrezada por aquí, elástica francesa por allá… Durante las últimas semanas, algunos periodistas han adoptado técnicas camaleónicas para oponerse a lo inevitable: el triunfo de Argentina y de —he aquí el problema— Lionel Messi. El miedo era normal: veían que el principal argumento con el que han sostenido su discurso contra el crack durante más de diez años podía venirse abajo en cuestión de días.

Juanma Rodríguez no ha tenido tantos problemas para abrazarse al gallo. «Me unen más cosas con esta Francia que con esta España. Me llevo mejor con Benzema que con Eric García», dijo hace algo más de un año. La semana pasada, Rodríguez fue noticia en la prensa argentina después de desear que la Croacia de Luka Modric metiera cuatro goles a Messi y compañía, como castigo a su comportamiento tras eliminar a Holanda. Tras el quilombo, se retractó: subió de cuatro a siete.

«Todavía no puedo creer que haya gente que nos odie tanto», se quejó en El larguero (Cadena Ser) Jero Freixas. El humorista argentino esta vez no bromeaba: «Estos días estuvimos medio enojados los argentinos con España porque nos tiraron bastante mierda en algunos medios de allá. Nos sorprendió mucho el odio de España, sobre todo de El chiringuito: cómo nos han pegado, cómo han deseado que gane Croacia… Los que más ruido hacen siempre son los haters, los que tiran bronca, los que generan odio. Este programa lo único que hace es crear odio». «Te veo dolido, Jero», atajó como pudo Manu Carreño, que dio por amortizada la entrevista de forma abrupta: «¡Disfruta de la final!».

La polvareda ha servido de promoción internacional al programa de Josep Pedrerol, muy seguido en Latinoamérica. El periodista que más ha hecho por madridbarçizar absolutamente todo aprovechó el episodio para pedir un poco de sentido del humor —como si a él le sobrara— y articular un emotivo discurso sobre la libertad de expresión. «¿Es un delito decir que prefieres que gane Croacia?» Gracias a él, volvemos a creer en el periodismo.

4 Comentarios

  1. ¡Gracias Leo y gracias Dibu !.

  2. ejem…Puerto Montt es la capital de la Region de los Lagos en Chile y Deportes Puerto Montt es el equipo local. asi que delo por confirmado. jugo ahi el 2017

  3. ¿Sentido del humor, Josep Pedrerol? Yo creo que le duele cuando se ríe…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*