Prensa

Entrevista a Rubiales, jijí jajá

Es noticia
Rubiales y Jenni Hermoso (Foto: Cordon Press)

Cuatro periodistas de otras tantas emisoras de radio tuvieron oportunidad de entrevistar a Luis Rubiales el pasado domingo, tras la final de la Copa Mundial femenina y después de que el mandatario español plantara los morros sobre Jennifer Hermoso sin el menor aviso.

La primera conversación (al menos, en emitirse) tuvo lugar en la Cadena Ser. Pasadas las seis de la tarde, al poco de reanudar Carrusel deportivo (el programa paró dos horas y media, entre la final y la jornada de Liga) el director, Dani Garrido, dio paso a la entrevista advirtiendo de que había sido grabada justo después del partido (o sea, durante el parón). La conversación duró seis minutos y en ella no se mencionó el beso, seguramente porque en el momento de la grabación aún se estaba viralizando. Una pena, sobre todo viendo la posterior crítica de Garrido al presidente de la RFEF.

El segundo periodista que pudo preguntar a Rubiales fue Pablo Parra, enviado especial de Radio Marca al torneo. Poco antes de las ocho de la tarde, conectó con Marcador desde el aeropuerto de Sydney y tendió una alfombra roja al presidente: «No sé si te ha llegado toda la polémica que hay. Quiero que nos digas un poco qué es lo que ha pasado porque la gente está, creo, diciendo muchas cosas sin saber». Con semejante pase de gol, hasta un lateral con escasa habilidad como Rubiales acierta a marcar, pues sólo tiene que empujarla: «Bueno, pero hay idiotas en todas partes», respondió, esbozando ya las líneas maestras de su discurso. Parra remató la flash interview con un «Gracias, presi».

La tercera entrevista tuvo lugar en Radioestadio de Onda Cero. «¡Vaya pico que te ha pegado la Jenny Hermoso!», le soltó Edu García. «¿De quién ha sido el pico? ¿Luis a Jenny o Jenny a Luis? Que no me ha quedado claro, ¿eh? Yo he pedido al VAR, Luis». «Te lo juro que si yo voy a saber que sale… ya me lo han dicho mucha gente. Bueno…», dijo Rubiales mientras García se reía primero y se carcajeaba después con las ocurrencias de su interlocutor: «Jenny tiene… Desde luego, somos amigos, lo dejo claro. Bueno… No hay nada, que somos amigos»

Horas después, hacia el final del programa, Edu García era consciente de que su entrevista no había estado a la altura. «Hemos empezado hoy el programa a las once y media de la mañana. Llevamos en la emisora cerca de 14 horas. A lo mejor el cansancio me nubla la mente. Y eso que yo no soy una persona especialmente lúcida». García alegó que la escena del beso le había parecido «algo gracioso»: «A lo mejor con la frialdad y con el paso de las horas, pues hay gente que lo entiende de otra manera»; «el presidente, que es un tipo muy campechano, a lo mejor preso de la emoción ha cometido un acto de política no correcta. De ahí a enchironar, enjuiciar, lapidar, encarcelar y alguna cosa más… creo que hay un trecho muy largo. Dicho lo cual, yo puedo estar equivocado. Con la efervescencia de una mañana muy chula y muy mágica, me ha parecido un gesto más del presidente de la RFEF. […] A mí particularmente me parece que es un acto desposeído de intención o de intencionalidad, pero insisto, puedo estar equivocado».

Rubiales y Aitana Bonmati (Foto: Cordon Press)

Tampoco Juanma Castaño vio acción punible en el comportamiento de Rubiales. Su entrevista en Tiempo de juego (Cope) ha sido la más comentada, no sólo por la mayor influencia de la emisora en temas deportivos sino porque Rubiales habló sin filtro y dedicó una retahíla de insultos (idiotas, estúpidos, pringaos, tontos del culo…) a quienes creemos que su comportamiento fue inaceptable.

Lejos de oponer la menor resistencia en pleno aluvión de insultos, Castaño le dio coba entre risas: «Dice [Carlos] Herrera que hay más tontos que ventanas». Entrevistado y entrevistador estaban perfectamente alineados: «Yo pienso lo mismo, pero si le hago una entrevista hoy y no le pregunto por esto, dirán: ‘¡Este Castaño es un gilipollas que no se atreve a preguntarle!».

Como Garrido en la Ser horas antes, Castaño avisó de que la entrevista con Rubiales era grabada. Y unos minutos después de emitirla, viendo la reacción de varios de sus colaboradores, expresó sus primeras dudas: «A medida que voy viendo reacciones de gente, veo lo mal que ha sentado. Y quizá me culpo de no haberlo apreciado ese momento». Por suerte, la mayoría de los tertulianos citados el domingo pusieron en su sitio a Rubiales: Siro LópezGonzalo MiróMónica MarchanteMiguel Rico. A Paco González le costó un poco más. Y cuando la situación parecía más o menos reconducida, apareció Manolo Lama en conexión telefónica para volver a mancharlo todo: «Os he estado escuchando. Yo creo que los que se cabrean es porque no les ha dao un beso a ellos».

Al día siguiente, Lama pidió perdón a su manera en Twitter (o como se llame ahora) y Castaño se esforzó más en pedir disculpas al comenzar su programa. «Yo no sabía que eso podía considerarse abuso o acoso», explicó. Sin duda ese es el gran problema, y también explica la actitud de Rubiales, que a estas horas sigue pensando que él no hizo nada mal. Tampoco ha tenido enfrente a ningún periodista que se lo haga ver, y eso que el domingo habló con cuatro. Cuatro miembros destacados de ese gremio que tanto presume de fiscalizar al poder y de atreverse con las preguntas incómodas que no son capaces de formular los streamers.

14 Comentarios

  1. Que se puede esperar de algunos de los periodistas aqui nombrados:
    – Unos de ellos ya tuvo problemas cob un video y un mendigo.
    – En el programa de otro, se permitio la emision de un audio editado con un burdo corta y pega para defenestrar al anterior seleccionador.

    Seguimos…

  2. Respeto bastante a Juanma Castaño en sus disculpas. Tanto en este caso como en otros. Pocas veces he visto a alguien con un micrófono del tamaño como el que tiene él, asumir que se ha equivocado, rectificar y pedir perdón de esa manera.

    Al final, todos somos humanos y nos podemos equivocar, pero darse cuenta de ello y intentar arreglar la equivocación, no todo el mundo lo hace.

    • No.
      Ya es la 3ª o cuarta vez que tiene que pedir perdón por algo. Ya está bien de blanquear y dejar de quedabien a esta gentuza. Son unos impresentables y malos profesionales que no saben hacer su trabajo, solamente gorriznar a los micrófonos, eso si, cuando se calienta el personal un «no volverá a ocurrir» y a otra cosa. Pero siempre la vuelven a cagar porque son malas personas.
      El pasado lo demuestra…

    • No. Es un impresentable. Dijo textualmente que no sabía que «eso se considera acoso sexual». Es un tonto muy tonto o es un mentiroso de antología.

  3. Las últimas cinco líneas serán difíciles de superar, en esta nueva temporada, contra el gremio periodístico. No me pierdo ningún artículo y me ha impresionado el final.

  4. En todos ellos existe la posibilidad de haberlo hecho mal. No, no hay posibilidad, es un hecho, lo hicieron mal, reconócelo y punto “sin peros” y quedas mejor que si no hubieras cometido el fallo, te elevas sobre el resto.

  5. Es lo que tiene trabajar para grupos mediáticos amigos de las políticas neoliberales… están tan acostumbrados a adular al jefe que no son capaces de ver kas desnudez del emperador… para ellos va vestido. Si ya de por sí el periodismo español no se caracteriza por ser muy objetivo, en el caso del periodismo deportivo es vergonzoso. No se pueden pedir peras al Olmo.

  6. Es que los citado están mas o menos a la altura intelectual de Rubiales. El nivel del periodismo deportivo en España, salvo dos o tres excepciones, es el que es. Tertulias bufanderas por doquier, diarios deportivos con «artículos» que tratan a los lectores como retrasados mentales. Secciones deportivas en informativos de televisión con «noticias» que no se publican ni en hojas parroquiales… Fundamentalmente el que no vale para otra cosa, acaba en esa sección.

  7. Manuel Queimaliños Rivera

    ES que los periodistas deportivos, sobre todo Juanma Castaño y Manolo Lama, son increíblemente impresentables. O peculiares. Les dieron un micro y se creen Cervantes. Es así.

  8. Estos son los que educan en valores a la clase trabajadora al servicio de la mediocridad intelectual que siembran todos los días en este país

  9. Pingback: El fútbol femenino en guerra: Deseará haber dimitido, señor Rubiales

  10. Pingback: «Todas las jugadoras que firman el presente escrito no volverán a una convocatoria de la Selección si continúan los actuales dirigentes»

  11. Juan Carmona

    La reacción de Paco González en carrusel deportivo al tuit de Pablo Echenique, en el que el expolítico señalaba (creo que fue de los primeros) que en ese beso había delito, también fue vergonzosa. Supongo que ya le habrá pedido disculpas…
    Don Miguel, gracias por existir. Tras un verano en el que he escuchado todas sus «libretas», solo puedo agradecerle que no ceje en su empeño. Aunque tal y como está el periodismo deportivo, el que realmente sabe parece que nunca gana, al menos los empates nos siguen dando esperanza.

    (Un pequeño y humilde apunte o consulta: creo que es «Jenni» y no «Jenny»)

  12. Pingback: Diez pruebas inequívocas de que Mbappé fichará por el Real Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*