Gemma

Xavi celebra que a su Barça no le haga falta jugar bien para ganar y se agarra al liderato

Antes de viajar a Madrid, Xavi Hernández aseguró que tenían la intención de ser protagonistas en el Metropolitano, dar una buena imagen y tener la posesión. Unas horas más tarde el Real Madrid perdió ante el Villarreal y la parroquia culé comenzó a dudar sobre si venirse arriba o esperar a ver qué hacía su equipo este domingo. Ya pueden festejar: el Barça ganó al Atlético y se mantiene líder con tres puntos de diferencia sobre el conjunto blanco, pero de todo lo anunciado por su entrenador, nada de nada.

El Barça jugó bien hasta que Dembélé marcó en el 22’ y Pedri, dos minutos más tarde, no aprovechó una cesión a Oblak. A partir de ahí, el desierto. Por momentos incluso les costó superar la línea del centro del campo, perdieron la capacidad de asociarse y sobrevivieron de milagro gracias a la falta de puntería del Atlético que remató sin premio hasta diecinueve veces, un par de paradas de Ter Stegen y un Araújo que con el tiempo ya cumplido despejó bajo palos un chut de un Griezmann que pareció en muchos momentos del partido el hermano gemelo torpe del que acaba de disputar el Mundial con Francia.

Los dogmas en el Barcelona ya no son lo que eran. Ya no es necesario ni el estilo, ni la posesión, ni el juego de posición, ni defender con el balón, ni presión alta, ni gaitas. Con ganar y defenderse como gato panza arriba les vale. Como a todo quisqui, vaya. Sufrieron, se pasearon por la cornisa y vencieron, esta es la épica ahora. Y bienvenidos sean los tres puntos porque llegan en un momento clave: justo cuando el discurso de Xavi empezaba a chirriar. El técnico se empeñó en decir que su equipo jugaba fetén incluso después de empatar con el Espanyol y de ganar en la prórroga en la Copa del Rey a un equipo de Primera Federación (la antigua Tercera División). El juego no es que fuera una fantasía precisamente frente al Atlético, pero ganar es lo que tiene, que apaña una barbaridad y sólo se acordarán del catecismo los más puristas que encima serán tachados de cenizos o aguafiestas. Más les vale celebrar el liderato, pensar en la Supercopa de España y a otra cosa, mariposa, porque la excelencia es una meta demasiado elevada, una quimera, una utopía, para este Barça. Y el mensaje del técnico una vez acabado el encuentro fue así de sincero: «Es una victoria clave, supimos sufrir y me voy muy satisfecho. El mensaje es que sin jugar del todo bien se puede ganar. El día del Espanyol jugando muy bien se nos fueron dos puntos. El equipo se ha dejado el alma, no siempre jugaremos de manera excelente o brillante y el liderazgo nos da mucha confianza para lo que viene».

Falta un mundo para que se termine el campeonato y ninguno de los dos aspirantes, Barça y Real Madrid, están enamorando a su parroquia ni parecen muy fiables. Los de Ancelotti han vuelto del parón mundialista con una caraja importante y creyendo que aún con una marcha menos les valdría para ganar porque para algo ellos son el Madrid y los demás no. Ante el Cacereño en Copa lo lograron por la mínima y el técnico se enfangó excusándose en el mal estado del terreno de juego. No coló, claro, y encima le llovieron las críticas. Tras perder en La Cerámica no puso peros: el Villarreal había sido mejor y se mereció la victoria. Ahora Madrid y Barça confían en encontrarse en la final de la Supercopa del próximo domingo en Arabia Saudí, pero para ello deberán superar al Valencia y el Betis respectivamente que no viajan con actitud de convidados de piedra y que, viendo cómo están los dos de arriba, tienen permiso para soñar.

A Xavi no le hace. falta convencer para estar contento con los suyos

3 Comentarios

  1. Menuda tontería, una cosa es tu estilo, lo que quieres proponer, para lo que entrenas y otra cosas que no haya un adversario que te ponga contra las cuerdas y hagas lo que puedas. Eso no es renunciar a tu estilo o trabajo, eso es que el otro equipo está jugando mejor que tú, pero como aquí gana el que la mete, tampoco jugar mejor es ganar. Así que según vosotros tenía que haberse dejado meter 4 o 5 goles por qué defenderse es renunciar a un estilo. Una auténtica estupidez de artículo.

  2. Yo sigo Jot Down precisamente porque aborda los temas con una mirada distinta. Y me encuentro con un titular de ok diario, un artículo de bilis y bufanda, intercambiable por la opinión de una cuñada madridista de la Rey Juan Carlos, influida por el catecismo ronceriano. Y para colmo, intenta disimularlo con una equidistancia fallida: una crítica al Madrid, también gratuita. No, Jot Down, para este viaje, no hacen falta las alforjas de periodismo cool alternativo y de calidad.

    • Me sorprendió mucho ver que el articulo con más visitas de JotDown Sports en 2022 fue una crónica de Gemma Herrero sobre un partido de Argentina, también de bilis y bufanda, y también sentando cátedra.

      Creo que es una buena periodista pero sus crónicas de partidos importantes son difíciles de interpretar. Es mitad crónica, mitad moralina rancia repartiendo lecciones no se sabe con qué objetivo. Pero bueno, tampoco Jotdown se va a librar del clickbait y yo sigo pinchando el link y leyendo, a pesar de la autora, dado que habla siempre de partidos de máximo interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*