Analisis Futbol

Todo lo que se perdería el Barça sin Lewandowski

El FC Barcelona tiene tres partidos para demostrarse a sí mismo que no depende de Lewandowski

Tras el parón mundialista, una de las grandes estrellas de LaLiga iba a seguir de vacaciones involuntarias hasta 2023. Robert Lewandowski, después de ser expulsado el 8 de noviembre contra el Osasuna por un codazo en el cuello a David García, iba a quedar fuera de los terrenos de juego  hasta la decimoséptima jornada liguera. Tres partidos le cayeron al delantero del FC Barcelona, a las puertas del derbi contra el Espanyol. Antes de que el TAD le retirara la sanción, la duda en torno a su caso era si los suyos lo echarían demasiado de menos. Los números avalan la hipótesis de que este Barça depende de Lewandowski.

Los de Xavi tiene una corta ventaja respecto al Real Madrid en la cabeza de la clasificación. Apenas dos puntos les hacen líderes sobre sus máximos rivales históricos. Ambos equipos ya se han escapado y, salvo hecatombe, se disputarán el primer puesto en los meses que, ahora, quedan de competición doméstica. El Barcelona, pero sobre todo su entrenador, tendrían que inventarse una nueva forma de entender su propio fútbol para sobrevivir sin su referencia ofensiva y goleadora.

Cuando el Barcelona fichó al polaco el 19 de julio, traía a un delantero que había anotado trescientos cuarenta y cuatro goles con el Bayern en trescientos setenta y cinco partidos. A 0’92 goles por encuentro disputado. Una burrada si incluimos en la estadística los partidos de Champions League. Si echamos diez años la vista atrás, con seguridad, su nombre es el del mejor delantero centro europeo.

Hasta la pausa por la Copa del Mundo, los datos de Lewandowski y su equipo son prácticamente idénticos. No se puede decir que haya un Barcelona con y sin el exjugador del Bayern. Lo ha jugado prácticamente todo. En liga, de las catorce jornadas que se han disputado, solo salió del banquillo contra el Cádiz, cuando ingresó en el 57’ con los blaugranas recién adelantados en el marcador, anotó en el 65’ y coronó la tarde con las asistencias del 0-3 y 0-4. El resto de fechas, siempre fue titular. Lewandowski ha jugado al completo nueve jornadas. Y trece goles; ha anotado casi la mitad de los tantos que llevan los suyos en liga (33).

Además de jugarlo todo, también lo es todo. O casi todo. Lewandowski llegó al esquema de Xavi para ser la referencia total. El juego en tres cuartos de cancha debe finalizar en sus botas o, al menos, pasar por ellas. El delantero ofrece al club una de las cualidades más importantes de este deporte: fiabilidad. A Lewandowski le pueden tirar una lavadora y, con seguridad, te levantará del asiento. Lo mejor que tiene este delantero es que puedes encargarle casi cualquier misión con la tranquilidad de que la resolverá sin mayores problemas. Esta temporada, en liga, solo ha tenido una actuación «mala». Contra el Real Madrid, y casi que tampoco. No ha podido tener tiempo de adaptación al equipo, porque se le necesito desde los primeros compases de la temporada, y ya ha salvado más de una tarde. En concreto, sus goles han dado seis puntos de manera directa: marcó el único gol por el que los suyos doblegaron al Mallorca y, de manera épica, al Valencia. En Mestalla consiguió dar los tres puntos a los suyos con un remate acrobático, nada sencillo, a tres minutos de finalizar el tiempo de descuento. Una manera de resolver partidos propia de grandes estrellas; lo que es Robert.

La sanción por la expulsión contra el Osasuna fue recurrida por el club pero rechazada por el TAD

En directo es aún mejor

Esta temporada, en la cuarta jornada, el 3 de septiembre, Lewandowksi visitaba el Sánchez-Pizjuán. Ahí pude verle en directo casi cuatro años y medio después de los Cuartos de Final que ya jugó en Sevilla defendiendo la camiseta bávara. En aquella ocasión, otros jugadores llamaron más mi atención. Disfrutar en directo a un jugador es mejor que hacerlo por la televisión. Sencillamente porque, sin el criterio de un realizador que decide qué ves y qué no, puedes seguir la pista a cualquier futbolista, aunque el balón no esté cerca de sus botas. Y ver a Lewandowski en directo es aún mejor que hacerlo en la televisión.

Merece mucho la pena pagar una entrada por ver al ’9’ del Barça en acción. Hasta la fecha, esta temporada entra en el pódium de jugadores más espectaculares que he visto en directo, solo por detrás de Erling Haaland –una experiencia única– y jugándose la segunda plaza con Jude Bellingham. Galardón que tiene muchísimo mérito si tenemos en mente que el delantero noruego tiene doce años menos que él y el mediocampista inglés quince.

Actualmente, el polaco es la referencia de un equipo que combina nuevas promesas con futbolistas contrastados. En su zona del campo, tiene que ayudar a los Ansu, Ferran, Raphinha y, en menor medida, Dembélé a heredar el proyecto culé con las mejores garantías. Lewandowski hace de capitán total desde la punta del ataque culé porque, además de marcar diferencias para los suyos de cara a la portería, también es el más descarado cuando las cosas se ponen feas, el que más fatiga a los centrales rivales moviéndolos permanentemente, el que mejor cuerpea y, sobre todo, el que organiza la línea de arriba. En tres cuartos o de espaldas a la portería ensancha el tapete para que jugadores verticales como Raphinha o Dembélé maten desde la velocidad, sabe bien cómo abrir a un lado y esperar el balón en posición de remate.

La cultura futbolística que tiene Lewandowski no es del todo común en los delanteros centros. Quizás, por eso, las treinta y cuatro primaveras no le pesan en absoluto. Si tenemos en cuenta que en liga, además de los trece goles, ha dado cuatro asistencia, quiere decir que ha participado de manera directa en diecisiete de los treinta y tres goles culés que llevamos en competición; más de la mitad. Una responsabilidad que, hasta ahora, en el Camp Nou solo había tenido Leo Messi. Este Lewandowski es medio Barcelona. Al menos, eso dicen los números.

La dependencia que Xavi tiene de él se acentúa más si incluimos en la ecuación a Ansu Fati y su importancia dentro del equipo, que no acaba de romper. Cuando el Barcelona hizo el fichaje del polaco, la idea del club es que este diera oxígeno a los planes de maduración de Ansu, que, de nuevo, se están retrasando. La duda es si Lewandowski va a ayudar a Fati a asentarse como líder absoluto de los azulgranas o si, por el contrario, su papel en los años que esté en la ciudad condal vaya a agrandar una brecha entre el hispano guineano y las leyendas del Barcelona.

Este equipo no es el mismo que encandiló a todo el mundo en los años dorados de Guardiola, es una evidencia. A veces lo pretende, pero no tiene ni los jugadores necesarios para desplegar aquel fútbol exquisito ni a un genio con el 10 en la espalda. Aunque sí a un nueve mejor que los que había en aquella época. Con el debido respeto a Eto’o y Villa, prefiero a Lewandowski.

Ferran Torres podría ser uno de los jugadores recolocados para suplir al delantero polaco

Xavi tendrá que inventarse un equipo sin Robert

En competición liguera, los siguientes máximos goleadores del equipo son Dembélé, con cuatro tantos, y Ansu Fati y Pedri, con tres. Las próximas citas que el Barcelona tendrá que afrontar sin Lewandowski son un derbi en casa y dos visitas: al Civitas Metropolitano y al Benito Villamarín. Si bien los de Simeone han encajado hasta ocho goles en casa y en su feudo han dejado escapar muchos puntos esta temporada, el Betis solo ha dejado escapar una derrota y un empate en ocho encuentros. Precisamente contra el Atlético y en el derbi de las cuatro expulsiones contra el Sevilla. De local, los chicos de Pellegrini solo han encajado cuatro goles.

Es decir, que dentro de la suficiencia que, por nombre, debería tener Xavi para estos encuentros, los números de Lewandowski y el Barcelona auguran que para estos encuentros el equipo sufrirá problemas de dependencia. Situación que se torna aún más grave si tenemos en cuenta que el único recambio natural del polaco, Memphis Depay, no está contando para Xavi y podría salir a partir del 1 de enero.

El entrenador ha respirado después de que el Tribunal Central Contencioso de Madrid le retirara la sanción a las puertas de la reanudación liguera. De otra manera, tendría que haber subsanado los problemas que se avecinaban replanteando el esquema ofensivo por completo, con Ferran Torres faenando de falso nueve, o recolocando a jugadores en la posición de delantero centro, con el citado Ferran y Ansu Fati como principales candidatos. De momento, no sabemos cuánto depende el Barça de su nuevo delantero.

Lewandowski está rindiendo por encima de las expectativas

Un comentario

  1. Seria muy purete ver a Messi y Lewandowski jugando juntos como cuando jugaron juntos Cruyff y Sotil y Romario y Stoichkov.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*