Futbol Copa del Mundo

Argentina reina en el mundo y Messi es su rey

Argentina campeona del mundial

Argentina es campeona del mundo. Con esta victoria, este mismo mundo, al menos el del fútbol, es un poco más justo. Y también sorprendente, porque ha sido Gonzalo Montiel el que ha dado el título a los suyos. Messi completa su impecable vitrina con la única copa que le faltaba haciendo una meritoria actuación durante todo el campeonato. Ya no se le puede discutir el título de mejor jugador de la historia, si es que le hacía falta algo más.

Este es el tercer borrador que los cronistas hemos escrito sobre la final del mundial. Los compromisos diplomáticos de la FIFA y Catar, que ha obligado a Messi levantar el trofeo con una túnica tradicional musulmana. Para rematar el ridículo, la celebración se vio interrumpida por un difícil de entender cuando lo que el mundo quería ver era a Argentina con la copa. Caprichos del softpower.

Hasta el minuto ochenta, las páginas webs preparaban párrafos alabando el paseo triunfal de Argentina, que había arrollado a Francia con un cómodo dos a cero. En dos minutos, un penalti y una genialidad de Mbappé ponía las tablas a diez de acabar con Kolo Muani como invitado sorpresa a la remontada. La estrella del PSG no apareció en el encuentro hasta que convirtió el primer penalti. Y se fue con un hat trick.  Las cosas del fútbol.

Cuando Argentina daba preocupantes muestras de fatiga y de falta de creatividad ofensiva, Messi ponía la ventaja en el ciento diez tras un rebote poco ortodoxo. Y cuando todos estábamos tecleando que la vida es justa, que Messi tenía su mundial con dos goles en la final, Montiel provoca un penalti que convierte Mbappé. Menos mal que el Dibu Martínez evitó que tuviéramos que empezar el cuarto guion después de salvar un mano a mano con Kolo Muani a quince segundos de acabar la prórroga. A la altura de la salvada que hizo Casillas a Robben. Esta más importante, si cabe. Cuando alguien se atreva a decir que los porteros no ganan partidos, responderemos que es cierto; no solo partidos, también campeonatos. Tres a tres y a penaltis.

La albiceleste dominó durante todo el encuentro. Lo justo siempre habría sido ganar hoy, al final acabó ocurriendo. Aunque esto, cuando te empatan a diez de acabar, da lo mismo. La albiceleste tiró el trabajo de ochenta minutos en apenas dos. Un penalti sobre Kolo Muani y un disparo de Mbappé de los que se ven en los recopilatorios históricos de los mundiales. Los de Scaloni demostraron querer más esta copa. El primer disparo de los galos llegó pasado el minuto setenta y siete. Deschamps perdió el partido táctico y no quedó en evidencia gracias a unos superlativos Mbappé, Muani y, sobre todo, Upamecano.

El nombre de Gonzalo Montiel tiene un subrayado especial en la historia del fútbol argentino

¿En qué pensará uno cuando estás sobre el verde y el árbitro dictamina que la final de la Copa del Mundo se decide en la tanda de penaltis? No tener miedo debe ser una reacción antinatural. Pero es que el Dibu Martínez no es humano. ¿Cómo viviste los penales, Dibu?, le preguntó un periodista en el flash a la finalización del encuentro. Tranquilo, respondió entre lágrimas. Siempre responde en los momentos críticos. Dicen que Manhattan fue posible gracias a los indios mohawks, que no tenían vértigo; Argentina es campeona de América y el mundo por Emiliano Martínez, que no tiene miedo. Mirá que te como, hermano, fue el inicio de una leyenda que hoy ha culminado el trofeo más preciado de este planeta.

Todos los análisis que habíamos anotado durante los noventa minutos irán a un cajón. No importan, sencillamente. Y si los quieren, este es el resumen: Argentina fue cómoda hasta el minuto ochenta, Francia empató en dos minutos y por sorpresa, Messi puso la ventaja cuando Argentina se ahogaba, volvió a empatar Mbappé por una mano infantil de Montiel y, en la tanda de penaltis, el mismo Montiel dio la victoria final a los suyos. Formaciones, estrategias, actuaciones individuales y otros análisis son apreciables, pero han perdido la importancia. Esta final va a provocar una ingente cantidad de llamadas telefónicas en las oficinas de los equipos por Kolo Muani, Mac Allister, Enzo Fernández, que muy pronto jugarán en esa clase de equipos que juegan semifinales de Champions año sí y año también. Se avecina otra venta golosa del Benfica.

Francia perdió mucho más que Argentina porque aprovechó menos a sus grandes jugadores. Deschamps es el gran señalado de la final porque, por talento, debería haber ganado este encuentro. Sus decisiones tácticas mermaron el talento de algunos futbolistas, como Griezmann o Camavinga. De Tchouaméni se esperaba más. Errores que repitió con los cambios. Kolo Muani, que dio al equipo mucha de la vida que le faltaba, debió jugar de inicio.

El mundo del fútbol escribe un nuevo capítulo en su historia. Argentina gana un campeonato del mundo tras superar muchas dudas y críticas durísimas. No hace tanto, los mismos jugadores que han superado a Francia en la final se arrugaron ante Arabia Saudí en el estreno mundialista. Estos campeonatos, aunque no lo parezcan, son tremendamente largos. Cabe una vida en un mundial. Si no, que le pregunten a Scaloni. Su equipo completa uno de los torneos futbolísticos más épicos que se recuerdan.

Esta tercera estrella argentina traerá mucha, muchísima cola. También cerrará otros tantos debates que llevan años abiertos. O décadas, dependiendo de por dónde se mire. El camino a esta victoria comenzó el 10 de julio de 2021 en Maracaná cuando, prácticamente los mismos jugadores que se han coronado en Qatar, también se proclamaban como los mejores del continente sudamericano.

La victoria de la albiceleste puede ser el comienzo de una nueva era del fútbol. Si este mundial ha tenido algo especial respecto a las ediciones más recientes es el cambio generacional. En Qatar hemos asistido a la explosión de muchas jóvenes promesas que pondrán a los aficionados a sus pies. Los más veteranos tienen grandes sucesores. También se ha confirmado que celebrar este tipo de citas en países con nula cultura futbolística e insultante narcisismo por parte de sus gobernantes es una chapuza sonrojante. Ojalá aprendamos de los errores de este mundial cuando ya estemos saciados de saborear lo épico que ha sido que Leo Messi gane su único y último mundial.

Scaloni proclama a Argentina campeona del mundo como entrenador a sus 44 años

4 Comentarios

  1. ¡ Gracias Leo !.

  2. Lionel Andrés Maradona y Diego Armando Messi.

  3. ¡ Gracias por todo Pulga ! .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*