Baloncesto Entrevistas

Santi Aldama: «Soy un chico normal de 21 años. En el vestuario de los Grizzlies intento poner a Quevedo»

De 11,2 minutos en pista a 26,3. De 4,1 puntos a 9,7. De 2,7 rebotes a 5,9. Y de 12,5% en triples al 33,3%. Pero la mejoría de Santiago Aldama Toledo (10-1-2001, Las Palmas de Gran Canaria)  va mucho más allá de los numeritos, a veces tan traidores. Los Grizzlies de Memphis, ese equipo que tanto le debe a España, le han elegido para que sea cada vez más importante. El chico, que ha ‘mamado’ el basket en casa desde bebé, habla sin engolamiento alguno, consciente de que la NBA de hoy en día es una carrera de fondo para alguien de su edad siempre que en su equipo le vayan dando bola. Así habla Santi Aldama, un tipo de 2,13 que intenta no echar de menos el mojo picón y el gofio.
¿Cómo ve el papel que está teniendo esta temporada en los Grizzlies?
Sabía que podía entrar en la rotación y estar ahí cada partido. Era el objetivo. En ataque, ayudando, tirando de tres, cortando, penetrando. En ataque puedo taponar y ayudar, todo el tema físico.

¿En qué posición se siente más cómodo? Siempre está el debate con usted de si es un ‘4’ o un ‘5’…

He jugado un poco de todo. Me puedo adaptar a distintas posiciones, pero mi sitio natural y en la que más cómodo me siento es en la de ‘4’, en la que en teoría debo jugar la mayor parte de los minutos.

¿En qué ha estado trabajando más para mejorar?

El nivel físico. Todo el verano he estado con eso y se ha notado un cambio. También tengo que ser más consistente en la toma de decisiones y con los triples. He dado un pequeño salto que espero que se extienda durante el resto de la temporada.

¿La comparación del «antes y ahora» de sus fotos a nivel atlético será como la de los Gasol cuando fueron a la NBA?

¡Ojalá! Lo firmo. Ese sería el plan. Ya se va notando un poco.

Vamos con la polémica. ¿Le fastidió perderse el oro del Eurobasket?

Acabé muy contento. Vi la final como un aficionado más y me alegró mucho que la ganásemos, como cuando yo he ido con las selecciones en categorías inferiores en mi infancia. Pero era un verano para trabajar, ir a la Summer League, hacer cosas buenas para mi desarrollo.

¿Otros veranos está abierto a ir con la selección?

Es que uno de mis sueños es ir con la absoluta y ganar medallas, títulos. Desde niño he ido a las selecciones de formación, repito. Veía a la «generación de oro» jugar y ganar y me decía a mí mismo que quería estar ahí. Espero que pase pronto.

¿Siente el legado de los hermanos Gasol en Memphis?

Desde que llegué siempre me hablaron de Pau, Marc y también Juan Carlos Navarro, que estuvo también una temporada aquí. Estar en el mismo sitio es un orgullo y un honor porque son tres de los mejores jugadores de la historia de España. Están muy presentes. Me hablan mucho de ellos.

¿Se siente a gusto en la ciudad? ¿Le acabará gustando Elvis Pressley?

¡No lo sé! Sí sé que estoy contento. Igual es más pequeña que la mayoría de las ciudades con equipos NBA, pero es muy acogedora. La gente vive mucho el deporte, en especial el baloncesto.

Para el gran público español usted no es muy conocido a nivel personal. ¿Es usted un chaval de su edad, no?

Tengo 21 años, aunque a veces sea difícil acordarse por el tema de ser deportista a este nivel. Pero hago las mismas cosas que la gente de mi edad. Por ejemplo, escucho a Quevedo. Me gusta ver series y jugar a la Play. Soy tranquilo.

Vaya… ¿pone a Quevedo en el vestuario a todo trapo?

Pues normalmente no tengo preferencia en música. Es algo que corresponde a los veteranos. Sin embargo, a veces lo logro y van entrando…

¿Hasta dónde pueden llegar los Grizzlies este año?

El objetivo es el anillo, sin duda. No es algo sencillo. Trabajamos todos los días para ello, no basta con decirlo. La temporada pasada llegamos lejos, pero nos quedamos con ganas de más. No hay que olvidar que nos eliminaron los campeones, los Warriors.

Sobre JA Morant… ¿Puede llegar a ser el mejor de la NBA?

Sin duda puede ser el MVP.

Al menos no le tiene que sufrir en los partidos, aunque sí en los entrenamientos…

Puf… La primera vez que entrené con él la temporada pasada, saltó encima de mí y me tuve que apartar porque si no… Es un tío que lo que hace en los partidos lo hace día a día. Parecen locuras, le sale natural. Impresiona mucho.

¿Qué le aconsejan su padre, Santi Aldama, y su tío, Santi Toledo, que también fueron baloncestistas profesionales?

Son muy importantes. Me han ayudado mucho, pero nunca me han metido presión ni me han forzado a jugar al baloncesto. Fue mi iniciativa. Han disfrutado mucho viéndome jugar y me han aconsejado cuando lo he necesitado.

¿Su padre le restriega que él jugó contra Michael Jordan y usted nunca lo hará?

Jaja… Tiene en su oficina una foto súper chula en la que sale él con Jordan en los Juegos Olímpicos de Barcelona. Es mi foto favorita del mundo. Ninguna me ha gustado. Disfruto cuando la veo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*